LO QUE ABRUMA MIS NOCHES – Carlos Álvarez

Puedo aceptar –como si fuera un juego –
que sólo en este instante, que divide
la lenta eternidad en dos mitades,
me ha tocado aprehender espacio y tiempo
con la conciencia lúcida del yo.
Puedo creer también que son posibles
muchos hechos de antaño, registrados
de mis ancestros o de quienes nada
proyectaron en mí; que tendrán cuerpo
fuera de mi envoltura otras materias,
y alguien tal vez me rememore un día
sin que el tacto fluvial de su recuerdo
me roce o yo lo advierta o me conmueva.
Todo ello es posible, según dicen
las huellas cuyo espíritu conjuro
si al cotidiano oráculo me acerco,
cuando investigo sin rasgar la entraña
de la verdad que busco y se me esconde.
Puedo aceptarlo, pero no lo acepto.
Y os equivocaréis, si halláis la causa
de tanto inconformismo en la infinita,
torrencial apetencia de seguir
continuamente siendo, siendo siempre.
Mi temor se agazapa en el opuesto
rincón del pensamiento: lo que abruma
mis noches y el cerebro me desgarra
con su garfio de cíclope invidente
no es el rostro sin forma del vacío,
sino la burla irónica del alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.